Mi nombre es Ane Garro, estudiante de cuarto curso del Grado de Psicología de la UPV/EHU, y tengo el placer de compartir aquí, en el blog de la asociación, mis sensaciones y experiencias con respecto a las prácticas que he realizado con las grandes profesionales que componen el entramado de Sartu-Álava.

Lo primero a destacar ha sido el cálido recibimiento que las trabajadoras de Sartu me han proporcionado. Desde el primer día, han sido unas compañeras pacientes y atentas, y han sabido transmitirme muchísimos conocimientos y metodologías de trabajo relacionadas con la intervención social. De ellas he aprendido, no solo cuestiones muy variadas sobre las problemáticas sociales y las metodologías que se emplean para hacerles frente, sino lo importante que es tener siempre presente que, tanto en psicología como en integración social, trabajamos con personas, con todo lo que ello implica. Al fin y al cabo, estas profesiones relacionadas con lo social no consisten en “arreglar algo que está roto”, sino en apoyar a cada una de las personas -cada una con diferentes historias vitales, diferentes circunstancias y diferentes emociones- a llegar a ser capaces de encontrar la salida a estos hándicaps a los que deben enfrentarse a diario, dándoles herramientas que, al final, queda en su mano utilizar.

Tengo que decir que he aprendido muchas cosas nuevas durante este periodo, y he conocido a mucha gente maravillosa, tanto compañeras como personas usuarias de los servicios que ofrece Sartu. Desde la asociación me han dado muchas oportunidades para expandir mis conocimientos, por ejemplo, ofreciéndome colaborar el proyecto Anderegune -un grupo de apoyo a mujeres en situación de desventaja social- y con la Red de Voluntariado de Álava; Batekin, donde también he conocido personas maravillosas y de donde me llevo experiencias que recordaré de por vida.

Sólo me queda dar las gracias a todas mis compañeras, y en especial a mi instructora, Mariel Quera, por la enorme oportunidad que me han brindado, y por el gran trabajo que llevan a cabo cada día. Les deseo a todas de corazón un futuro brillante, y espero que volvamos a cruzarnos en el camino.

 

Share

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.