Sartu Álava se suma al Proyecto Salvavidas instalando desfibriladores perfectamente señalizados en sus cuatro centros de trabajo. También nos hemos formado en RCP.

La cardioprotección es cosa de todxs, y por ello un desfibrilador es un bien de la ciudadanía. El acceso público a la desfibrilación es fundamental para superar una muerte súbita, ya que por cada minuto que pasa tras una parada cardiaca las posibilidades de supervivencia se reducen un 10%, siendo a partir del séptimo minuto muy dificil de rescatar a la víctima sin secuelas.

Share

Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *